Síntomas, diagnóstico y tratamiento de la fiebre del caballo del Potomac

Última actualización el 10 de septiembre de 2022 por Admin

Conociendo lo principal Fiebre del caballo Potomac Los síntomas a tener en cuenta pueden ayudarlo a detectar esta enfermedad en las primeras etapas. ¡Averigüemos todo lo que necesita saber sobre los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de la fiebre equina del Potomac!

¿Qué es la fiebre del caballo del Potomac?

La fiebre equina del Potomac (PHF, por sus siglas en inglés) es una enfermedad potencialmente fatal de los caballos causada por la infección con una bacteria llamada Neorickettsia risticii. Esta enfermedad ahora es común en la mayoría de los estados de EE. UU., así como en algunas áreas de Canadá, América del Sur, Europa e India.

La transmisión de esta bacteria es muy compleja, ya que vive dentro de las células de un animal huésped. Este es normalmente un insecto que se encuentra cerca de las vías fluviales, como la mosca de mayo o la mosca caddis. Los caballos pueden contraer PHF cuando consumen accidentalmente al animal huésped, por lo que esta enfermedad es más común en caballos que pastan cerca del agua.

La PHF puede afectar a caballos de cualquier edad o raza, aunque rara vez se observa en caballos menores de un año. No se puede transmitir de caballo a caballo, y los casos tienden a ser de naturaleza esporádica.

Cuando un caballo está infectado con Neorickettsia risticii las bacterias comienzan a infectar las células que recubren los intestinos, particularmente el colon grande. Esto causa inflamación del colon, conocida como colitis.

Haga clic aquí para obtener información sobre:

Síntomas de la fiebre del caballo Potomac

Los principales síntomas de la fiebre equina del Potomac son los que se producen como consecuencia de la colitis. La inflamación del colon grande significa que ya no puede funcionar normalmente y el caballo desarrollará diarrea crónica. El colon también tiene una capacidad reducida para absorber nutrientes, lo que hace que el caballo pierda peso.

La mayoría de los caballos con PHF desarrollarán fiebre, como parte de la respuesta inmune a la infección. El caballo estará aburrido y letárgico y puede tener un apetito reducido.

En algunos casos, el caballo desarrollará laminitis, que se cree que está relacionada con los altos niveles de endotoxinas causados ​​por la infección. Los principales síntomas de la laminitis se manifiestan como renuencia a moverse o caminar sobre suelo duro, cojera, pies calientes y aumento del pulso digital.

Formula 707 Suplemento equino para la salud de las pezuñas, paquetes frescos diarios, suministro para 56 días

Diagnóstico de la fiebre del caballo del Potomac

La fiebre equina del Potomac puede parecer muy similar a otras enfermedades gastrointestinales equinas, por lo que se requieren pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico. Estas pruebas pueden incluir tomar una muestra de sangre, heces o ambas del caballo.

Hay dos tipos de pruebas para PHF, una prueba de anticuerpos en sangre y una prueba PCR de sangre o heces. Los niveles elevados de anticuerpos pueden indicar una exposición reciente a PHF, pero no confirman que esta sea la causa de los síntomas que muestra el caballo. Una prueba de PCR es más precisa, ya que confirma que el agente infeccioso está actualmente presente dentro del cuerpo del caballo.

Saque tiempo para leer también:

Tratamiento de la fiebre del caballo Potomac

El enfoque principal del tratamiento de la PHF es brindar atención de apoyo y abordar la fuente de la infección. Se administrarán antibióticos para matar el agente infeccioso, y es posible que el caballo deba ser hospitalizado en una clínica veterinaria equina especializada mientras estos surten efecto.

Debido a que los caballos con PHF normalmente sufren diarrea profusa y pérdida de peso, a menudo requerirán terapia de fluidos por vía intravenosa y suplementos de electrolitos para prevenir la deshidratación. Pueden requerir una dieta especializada para ayudar a mantener el peso corporal.

Se administran medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para reducir la fiebre y ayudar a prevenir la endotoxemia.

Como los caballos con PHF son propensos a la laminitis, se usan terapias preventivas para protegerse contra esto. Estos incluyen el uso de botas de hielo para mantener los cascos frescos y soportes de rana para evitar el hundimiento o la rotación del hueso del pedal.

Síntomas de la fiebre del caballo Potomac

La PHF no es transmisible entre caballos, por lo que no es necesario limitar el contacto entre animales infectados y no infectados. Prevenir la PHF en los caballos puede ser complicado, y el mejor curso de acción normalmente recomendado es limitar el acceso a las vías fluviales durante los meses de verano. También es recomendable tomar medidas para limitar la cantidad de insectos voladores dentro de los graneros y establos.

Hay una vacuna disponible contra la PHF y se recomienda en áreas donde prevalece la enfermedad. No brinda una protección completa contra la PHF, pero se dice que los signos clínicos se reducen y el pronóstico mejora en los caballos vacunados.

Resumen, síntomas de la fiebre del caballo del Potomac

Entonces, como hemos aprendido, los síntomas más comunes de la fiebre del caballo Potomac incluyen diarrea, pérdida de peso, fiebre y reducción del apetito. Si sospecha que su caballo tiene fiebre equina del Potomac, su veterinario le hará un análisis de sangre o heces para confirmar el diagnóstico. Los caballos con PHF deberán ser tratados con antibióticos y atención de enfermería de apoyo.

¡Nos encantaría conocer su opinión sobre los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de la fiebre equina del Potomac! ¿Alguna vez te has encontrado con un brote de esta enfermedad en una manada de caballos? ¿O tal vez tiene algunas preguntas sobre el mejor tratamiento para la fiebre equina del Potomac? ¡Deje un comentario a continuación y nos pondremos en contacto con usted!

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se trata la fiebre del caballo Potomac?

La fiebre del caballo del Potomac se trata con antibióticos, antiinflamatorios, fluidoterapia intravenosa y medicamentos antidiarreicos. Es común que los caballos con FPH necesiten un período de hospitalización y cuidados intensivos de enfermería para facilitar una recuperación completa. Si no se trata, la fiebre potomac equina puede provocar laminitis secundaria y endotoxemia, y puede provocar la muerte del caballo.

¿La fiebre del Potomac en los caballos es contagiosa?

La fiebre equina del Potomac es una enfermedad infecciosa, pero no se puede transmitir de un caballo a otro. Se transmite por un agente bacteriano que vive dentro de las células de los insectos que se encuentran comúnmente cerca del agua, como las efímeras. El riesgo de contraer PHF se puede reducir restringiendo el acceso a las vías fluviales durante los meses más cálidos del año.

¿Cuál es el agente que causa la fiebre equina del Potomac?

La fiebre equina del Potomac es causada por una bacteria intracelular, Neorickettsia risticii, que coloniza las células de insectos como las efímeras y las moscas caddis, además de otros animales huéspedes. Provoca enfermedades en los caballos cuando estos insectos se comen accidentalmente.

¿Qué tan común es la fiebre del caballo del Potomac?

La prevalencia de la fiebre potomac equina varía ampliamente según el país y la región. Ahora se encuentra en la mayoría de los estados de EE. UU., pero es mucho más común en algunos que en otros.

DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish